Foros

Educación

Consulta a nuestros Expertos tus dudas o inquietudes y comparte con otras familias tus experiencias.

Volver

Consejo para elegir colegio en madrid


Buenos días, me gustaría pediros opinión a vosotros a algún padre que conozca el colegio. En un año queremos cambiarnos a Madrid por motivos laborales. Tengo un hijo de 12 años con sindrome de down que en este momento asiste a un colegio de educación especial en mi ciudad y una hija que está cursando 2º ESO. Para que mi marido tenga cerca el lugar de trabajo hemos elegido la zona de Alameda de Osuna para vivir. Me gustaría que me aconsejarais sobre los colegios que nos corresponderían por la zona. Creo que son el Colegio Maria Corredentora y el Colegio Princesa Sofía. ¿Me podéis decir hablar de estos colegios, si tienen buenas referencias, si es fácil entrar etc.? Si alguien conoce sobre los institutos para mi hija también necesitamos información. Gracias anticipadas.

Iniciado por: Belén · en Educación · 22.08.2014 · 13:15 · Total lecturas: 9146

Y del colegio Cambrils me podeis decir algo?

Belén · 27.08.2014 a las 17:12

Buenos días Belén,

gracias por ponerte en contacto con nosotros. A la espera de que algún usuario pueda darte referencias directas sobre los centros por los que preguntas, te adelantamos que nuestra experta en educación te responderá en un breve plazo de tiempo. Disculpa la demora; es una época mala ya que muchas entidades están ahora volviendo del periodo vacacional.

Un cordial saludo.

Dpto. Comunicación DOWN ESPAÑA · 28.08.2014 a las 9:45

A la espera de vuestras noticias, muchas gracias.

Belén · 28.08.2014 a las 19:12

Estimada Belén:

Los colegios a los que haces referencia son centros de Educación Especial y la escolarización de los alumnos con síndrome de Down en centros específicos presenta algunos inconvenientes claros. En primer lugar, los centros específicos han quedado relegados a la atención de los alumnos con necesidades educativas especiales muy significativas. De hecho, la legislación vigente se rige por los principios de normalización e inclusión y determina que la escolarización en unidades o centros de educación especial sólo se llevará a cabo cuando sus necesidades no puedan ser atendidas en el marco de las medidas de atención a la diversidad de los centros ordinarios. Por lo que en la mayoría de estos centros específicos se produce un efecto de acumulación de alumnos con discapacidades muy severas o plurideficiencias. Los alumnos con síndrome de Down no responden a este perfil y con frecuencia, cuando se escolarizan en un centro de educación especial, bien a tiempo completo o parcial, se comprueba que sus capacidades y potencialidades se encuentran muy por encima de la media del alumnado atendido en ese tipo de centro.

Además, la persona con discapacidad que asiste a un centro de educación especial adquiere un concepto erróneo de la sociedad en la que vivimos donde la diversidad es una realidad. Se produce ese efecto indirecto, ya que disminuye la relación con personas sin discapacidad y no cuenta con un grupo de iguales que le sirva como referencia. La convivencia en entornos ordinarios se reduce a lo que la familia pueda proporcionar, por lo que los dos ambientes fundamentales en los que transcurre su vida son el familiar y el centro especifico. Puede incluso formarse una idea equivocada de sus posibilidades reales en la sociedad, al no enfrentarse a situaciones normalizadas y a los problemas que conllevan. Un entorno protegido y libre de conflictos no puede prepararle para afrontar los retos que son habituales en el mundo exterior.

Por otro lado, una de las estrategias básicas de aprendizaje de los alumnos con síndrome de Down es el aprendizaje observacional o por medio de modelos. En los centros de Educación Especial se les priva de la posibilidad de compartir su tiempo escolar con niños sin discapacidad, los modelos que recibirá serán necesariamente los proporcionados por niños con niveles de capacidad más bajos e incluso, con problemáticas añadidas o conductas inadecuadas que podrían llegar a imitar.

La escolarización en centros específicos o de educación especial ha sido durante muchos años la forma más habitual de escolarizar a los alumnos con síndrome de Down, cuando la escuela ordinaria no estaba dispuesta ni preparada para acoger a este alumnado. Ahora bien, no puede convertirse en la modalidad preferente de escolarización, pues sigue constituyendo un enfoque segregador, que supone la incorporación a entornos educativos apartados de la población general. Para la mayoría de los alumnos con síndrome de Down los centros de educación especial no son los más adecuados para responder a sus necesidades educativas específicas.

Mi postura personal es que la inclusión escolar en centros ordinarios es la forma más adecuada de escolarización de los alumnos con síndrome de Down. La educación inclusiva es un derecho de las personas con discapacidad y el objetivo fundamental en la educación de estos alumnos es lograr el máximo grado de inclusión social, familiar y laboral. Este recorrido de inclusión queda inevitablemente truncado si no incluimos la inclusión escolar. Si no va a escuelas ordinarias en el periodo en el que se le ha de educar, ¿quién y cuándo preparará al niño con síndrome de Down para participar de manera activa y responsable en la sociedad?.

La inclusión educativa educativa es beneficiosa para las personas con síndrome de Down (SD) y para las demás personas también.

Un cordial saludo,
Ana Belén Rodríguez Plaza

Experta en Educación de DOWN ESPAÑA · 31.08.2014 a las 18:46

Buenos días Ana Belén y gracias por tu respuesta. Entiendo todo lo que dices y estoy de acuerdo contigo. Mi hijo lleva 3 años asistiendo a un colegio de educación especial. Imita mucho ciertos comportamientos y la verdad es que yo veo lo negativo que es para él estar con niños con unas discapacidades tan severas. Pero por otro lado ahora que ya tiene 12 años ¿no crees que sería muy difícil para el ir a un colegio ordinario? El no escribe , ni lee, además de tener problemas con la concentración. No se enteraría si estuviera en un centro ordinario, ¿no te parece?. De todas maneras como ya va de un centro de educación especial ¿quien valoraría en Madrid a que tipo de centros debe asistir?. Gracias por todo.

Belén · 02.09.2014 a las 10:04

Estimada Belén:

La modalidad de escolarización viene determinada en lo que llamamos DICTAMEN DE ESCOLARIZACIÓN cuya finalidad es determinar cuál es la modalidad que se considera adecuada para atender las necesidades educativas especiales del alumno/a. El equipo de orientación educativa de zona, que corresponda al centro educativo donde esté escolarizado el alumno/a o haya solicitado su escolarización será el encargado de orientar el tipo o modalidad de escolarización más adecuada para vuestro hijo.

Un cordial saludo,
Ana Belén Rodríguez Plaza

Experta en Educación de DOWN ESPAÑA · 03.09.2014 a las 11:34

Buenas tardes,

tengo una hija con Síndrome de Williams de 12 años, lleva 5 años en educación especial en el colegio Maria Isabel Zulueta de Rivas , aunque nosotros vivimos en Alcalá de henares. Este próximo curso había pensado en cambiarla a Maria Corredentora, pero tengo una duda y es que allí el 95% de los alumnos tienen Síndrome de Down, mi miedo es si voy a equivocarme o no.

Muchas gracias

Miriam

Miriam Sierra Rodrigo · 30.03.2016 a las 9:26

Estimada Miriam:

La enorme heterogeneidad de los alumnos con necesidades educativas especiales exige una valoración específica y concreta de cada niño o niña para, a partir de ahí, elegir la solución educativa más adecuada para cada caso individual.

El mero diagnóstico del Síndrome de Williams no define, por sí mismo, un criterio único de escolarización. Es necesario tener en cuenta una serie de factores, tanto del niño como del centro escolar, para decidir qué tipo de escolarización va a ser la mejor, apostando siempre que las circunstancias lo permitan por la educación más inclusiva posible en un aula o centro ordinario.

Siento no poder ser más especifica en tu demanda, pero creo que las personas que mejor pueden orientarte son las que directamente trabajan con tu hija.

Un cordial saludo,
Ana Belén Rodríguez Plaza

Experta en Educación de DOWN ESPAÑA · 31.03.2016 a las 16:17

Pues desde luego en Valdemoro el sacar a los niños de los colegios de educación ordinaria se ha hecho la norma a partir de que terminan la educación infantil. Es verdad que no te pueden obligar… Pero no te dan ningún apoyo y cuando llega el cambio de etapa te dicen que no hay medios para atender las necesidades especiales de tu hijo.

Mi hijo Abel estuvo en un colegio en integración con sus hermanos hasta que terminó la educación infantil. Mi idea era que hiciera su educación en un colegio de integración junto con sus hermanos pero se truncó cuando dio con una profesora que no se esforzó absolutamente nada por ayudarle ,con profesionales pts y als que dedicaban muy poco tiempo (a ver y con unos compañeros que se metían continuamente con él… Y nadie hacía nada por remediarlo. Qué hice? Yo ya está va agotada de luchar contra el sistema y deprimida de ver cómo mi hijo lo pasaba fatal…así que me rendí.

La teoría es muy bonita …pero la realidad es otra…

Ruth · 23.05.2016 a las 11:08

buenos días mi nombre es Maria Antonia Martinez Rodriguez radicada en Piedescuesta en el departamento de Santander en COLOMBIA, tengo una niña de 7 años de edad con síndrome de down la tengo estudiando desde que tenia 2 añitos y medio pero ha sido muy dura su inclusión puesto que he recibido rechazos aquí en COLOMBIA a diferencia de lo que les he oído comentar en ESPAÑA no se maneja mucho el tema. Desde el año pasado que me radique aquí en este departamento encontré un Colegio, ( CULTIVANDO VALORES) donde por fin veo el avance de mi hija ISABELLA aquí hizo transición y ahora este año entro a primero, la dificultad mas grande de ISA son sus ojos y eso que la tenemos con sus gafas y pues que ella no habla muy bien poco se le entiende pero ahí vamos con ella. pero si estoy deacerdo con la experta en Educación y debemos llevar a nuestros hijos a colegios con inclusión ellos se sueltan mas y aprenden mejor. además los niños con down son imitadores y muy inteligentes…. bueno también les escribo por que mi anhelo es algún día poder ir con ISA un colegio y universidad en MADRID yo quisiera que mi hija fuera una mas que demostrara que los niños con síndrome de down si pueden vivir una vida normal como lo han demostrado muchos jóvenes en ESPAÑA, aquí en COLOMBIA todavía hay una percepción diferente sobre el tema estamos muy atrasados todavía hay gente q solo los mira con pesar y como si fueran enfermos y hasta con rechazo y piensan que ellos no son capaces de nada.

Maria Antonia Martinez Rodriguez · 16.03.2017 a las 8:47

A todos aquellos que tenéis hijos con. Síndrome de Down.
Comentaros que si tenéis la suerte de entrar en un Colegio como el María Corredentora es como si os hubiera tocado la lotería.
Me parece que la experta de Down España ha hablado con mucha ligereza. (Más aún cuando se dice experta).
Le recomiendo que visite el centro y vea cómo se trabaja con estos niños. Todos terminan sabiendo leer y escribir con un método propio (que está siendo copiado por numerosos colegios fuera de España).
Además a tu hijo lo preparan para ser independiente el día de mañana. Dándole una formación integral.
La formación en la diversidad es muy omita sobre el paoel, pero que pasa llegados a ciertas edades donde existe la crueldad de los niños hacia el diferente, donde tu hijo nomoyede seguir el ritmo y necesita una educación muy adaptada a sus capacidades.
María Corredentora lleva trabajando de forma inovadora con estos niños desde los años 60. Tiene conocimiento y experiencia.
Cómo ejemplo te diré que ya en los años 60 tenían piscina climatizada para trabajar con estos niños. ( La mayoría de los colegios en general no disponían de estos medios).
Por último me gustaría que las opiniones que se den se hagan con un.poquito más de rigor.
Si deseas más información de este centro puedes dirigirte a Fundación Garrigou o en la Fundación Prodis.

Jose · 21.06.2018 a las 14:47

Hola José, me gustaría dar mi opinión sobre el tema que expones. Tengo un hijo con síndrome de Down que está cursando 2º de la ESO, siempre en colegios ordinarios y sin ningún problema, bueno, los problemas típicos de cualquier niño.
Mi mujer y yo siempre hemos pensado que nuestro hijo con SD tenía que ir al mismo colegio que sus hermanos y aprender y convivir con el resto de personas de su entorno. Durante estos años ha aprendido mucho, lee, escribe, suma, resta, multiplica… incluso ha aprendido inglés y algo de francés. Y también su colegio tiene piscina climatizada y él la usa como el resto.
Pero lo que consideramos más importante es todas las cosas que aprendido para ir por la vida. Sus compañeros lo quieren mucho y así alguna vez ha habido algún problema, los profesores e incluso los profesionales de la Asociación Down, lo han resuelto. Así aprende que la vida no siempre es fácil, pero esto es la realidad.
Y lo que nosotros hacemos para que aprenda para ser una persona autónoma es que en casa es uno más, tiene sus tareas, sus responsabilidades…. Igual que sus hermanos.
Por eso nos planteamos que si en un colegio normalizado él ha aprendido tanto y tantas cosas, un centro de educación especial él seguro que también aprendería pero no tendría la posibilidad de sociabilizarse con personas sin discapacidad y aprender como tú ya sabes a través de la imitación, de todo aquello que el entorno le enseña.

Àlex Moreno · 21.06.2018 a las 16:22

Hablar a día de hoy 21 de Junio de 2018 sobre buenos centros de educación especial en España, cuando el Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas ha publicado un contundente informe donde afirma que “ España segrega y excluye violando sistemáticamente el derecho de los alumnos con discapacidad al sistema general de educación”, ya no tiene absolutamente ningún argumento y menos aún cuando se hace en respuesta de un artículo publicado en 2014.

Esta segregación sucede cuando orientadores, familias y personal docente piensan que los alumnos con discapacidad necesitan una educación diferente a la del resto de sus compañeros, y no confían en un entorno plural, heterogéneo que confíe en la dignidad y en las capacidades que todos tenemos.
En definitiva, cuando piensan que un aula ordinaria se les queda demasiado grande porque su presencia, participación y progreso no es suficiente.
Los que somos considerados normales, nos hacemos propietarios de derechos, invasores de clases llenas de aprendizaje con grandes logros que conquistar , al final es cuestión de poder, es cuestión de lucha social.
Pues me gustaría contarles algo, aprendemos de las diferencias, lo cual implica que los ambientes en los que se convive con ellas son educativamente más ricos que los que pretenden ser homogeneos, en palabras de Ignacio Calderón Almendros.

La inclusión no es mendigar aprendizaje, no es solicitar apoyos, no es pedir estar en un aula, la inclusión es un derecho que tienen todos los niños con discapacidad; y el trabajo de los centros que imparten educación, es hacer que ésta sea adecuada para todas las realidades existentes y participantes de los mismos, haciéndoles llegar a través de metodologías flexibles, hasta su máximo potencial, sea cual fuere. La teoría no es bonita, la teoría son derechos humanos.
Que la inclusión actualmente es una asignatura pendiente, ya nos lo está diciendo Naciones Unidas, lo que también dicen es que el camino para conseguirla, no es el de la educación especial. De hecho, hay algunos padres que elegimos no comprar ese boleto de lotería, aún sabiendo que el camino que elegimos no será fácil y nos encontramos ante una sociedad que sí limita.
Hay algunos padres que pasamos muchas horas fortaleciendo la lectoescritura de nuestros hijos con métodos creados desde los años 70 y que el mundo entero ha replicado con autorización de sus creadores. Hay padres que preparamos a nuestros hijos para ser independientes porque pensamos que eso se aprende en familia. Hay padres que llevamos el seguimiento medico de nuestro hijo en el centro de atención primaria del barrio, como con el resto de nuestros hijos. Hay padres que seguimos luchando a pesar del cansancio, pero desde la plaza, no desde atrás de la barrera. Somos padres que respetamos las diferentes elecciones de las familias, pero no compartimos que sea desde la segregación la única forma posible

Formar de manera integral es un proceso continuo, permanente y participativo que busca desarrollar armónica y coherentemente todas y cada una de las dimensiones del ser humano (ética, espiritual, cognitiva, afectiva, comunicativa, …), a fin de lograr su realización plena. Es un ser humano diverso e integrado en una unidad, en una sociedad que le acepta tal y como es evitando entornos discapacitantes y potenciando sus otras capacidades.
“Estos niños” como se les denomina continuamente, son personas con discapacidad, ciudadanos del mundo.
Aprecio mucho la gran exposición y clara posición de la asesora pedagógica de Down España , persona que se encuentra transformando de manera activa la educación de este país en pro de una educación inclusiva de calidad. Su formación, experiencia y opinión ayudan a muchos padres a ver esa otra realidad, ese único camino , porque si se quiere llegar a lugares mágicos, debes transitar por caminos inusuales. Hay algunos que tenemos la obligación moral de lograr que nuestras escuelas estén diseñadas para todos.

Fundación Unicap, Uniendo Capacidades
Centro adherido a Down España

Mónica Estacio · 22.06.2018 a las 13:59

Soy mamá de un niño con SD. Desde que nació he confiado con los profesionales de la Asociación síndrome de Down, para escoger la guardería, luego el colegio de mi hijo. Igual que muchas otras familias con niños con discapacidad de mi entorno nuestros hijos van a una escuela ordinaria.
En general los centros adaptan los temarios, en momentos determinados tienen apoyos para seguir el ritmo, nos comunicamos las veces que haga falta con los profesores, etc. Hoy en día los colegios están preparados para atender la diversidad y eso favorece mi hijo, ya que está creciendo con niños y niñas de su edad, a la vez que aprende continuamente.
Es por eso que respeto tu opinión, pero no comparto el hecho que ir a un centro específico es lo mejor que te puede pasar, porque considero que un niño se pierde cosas que sólo puedes encontrar en un colegio normalizado.
Ana Belén, asesora de Down España explica muy bien, yo siempre leo sus comentarios, lo beneficioso que es ir a un colegio con otros niños y niñas sin discapacidad. Aunque pueda suponer más trabajo para las familias, a la larga ellos ganan en autonomía y habilidades sociales.
Un saludo

EVA GODIA · 22.06.2018 a las 14:00

Buenas tardes;

Se que hace mucho de este tema pero lo he leído hoy y realmente me siento un poco «tocada» Tengo un hijo con discapacidad intelectual SEVERA, tiene 16 años y prácticamente no se comunica, es cariñoso, alegre y lo mejor que me ha pasado en la vida pero su comunicación, capacidad psicomotora, capacidad cognitiva… no acompañan. Cuando era pequeño, ejercí mi DERECHO DE ELEGIR UN CENTRO para mi hijo, y le llevé a un centro de referencia en integración, a los dos años me di cuenta de que no era el sitio para mi hijo y ejercí mi DERECHO DE ELEGIR UN CENTRO para mi hijo y le llevé a un centro especializado en discapacidad intelectual, con aulas y personal específico para el y lo que es más importante, con sus iguales donde mi hijo aprendió a comunicarse a su manera, tiene sus amigos a su manera pero está totalmente adaptado. Mi hijo NO VA A PODER TRABAJAR, mi hijo NO VA A INTEGRARSE EN UNA SOCIEDAD ORDINARIA para el día a día, mi hijo se SIENTE HORRIBLEMENTE PERDIDO Y ESTRESADO en un centro de educación ordinaria y ahora, de repente, cuatro iluminados que no viven con el, que no conocen sus necesidades han decidido que le segrego????
MIren señores, adapten cines que no están adaptados, adapten clases en los polideportivos municipales para que estos niños puedan apuntarse a una actividad, adapten las pensiones para que podamos costearles tratamientos que necesitan para mejorar su calidad de vida y dejen de hablar de segregación cuando no lo es, no hablamos de niños sordos, o mudos o motóricos, hablamos de graves desordenes que no se solucionan como a ustedes les gustaría, hablamos de que YO COMO MADRE tengo DERECHO a escoger la educación que le quiero dar a mi hijo, TENGO DERECHO a PROTEGERLE, tengo DERECHO a facilitarle todo lo que está en mi mano para que evolucione dentro de sus capacidades.
Si realmente quieren ayudarnos y ayudarles, ayúdennos en todo lo demás; pensiones, centros cívicos, polideportivos, barreras arquitectónicas, películas en lenguaje de signos, médicos PREPARADOS, etc

Ana Roda · 12.02.2019 a las 8:37

Leyendo y meditando mucho sobre las palabras que escuchaba de la boca de una gran activista llamada Christine Caine el pasado domingo, pensé en lo sencillo que es ser víctima y lo complicado que resulta resistir, sobrellevar y ultrapasar un pasado, un problema, una circunstancia, una realidad. En seguida me sobrellevan pensamientos de discapacidad, de inclusión, de familias y de resistencias…
Imaginándome una ciudad corriente de cualquier parte del mundo, donde la persona en diversidad, se encuentra tumbado en una camilla, observando, aceptando y esperando junto a los suyos, por la condición que le ha tocado vivir.
Se les conoce por su problema , por su etiqueta, por su carencia, por su deficiencia.
Nadie sabe como se llaman, no tienen identidad, pero sí diagnósticos .
Ninguno quiere ser cambiado sino aceptados, acompañados, comprendidos respetados.
No son un fracaso, ninguno es un error, todos han sido creados en amor.
Pero a la vez me pregunto, ¿ estáis dispuestos a salir de la camilla para formar parte de esa colectividad en plenitud, con la responsabilidad que conlleva ser ciudadano de una parte cualquiera del mundo? ¿estás dispuesto a tender tu mano y ayudarlo a salir de este confort relativo empujando con amor y Fe hacia un nuevo camino? Está claro que hacerlo, desarrollará todos sus potenciales y hará que empiece a dar frutos como integrante pleno de esta sociedad . Pero… aceptar la opción válida de quedarse cómodamente en esa camilla, limitará su vida y evitará un desarrollo en plenitud con plena participación y progreso, a pesar de que sea lo que le ha tocado vivir. A pesar de que sea lo que hemos decidido elegir .
Cada día escogemos si quedarnos tumbados o levantarnos para seguir dando frutos. No sólo es cuestión de amor (de una familia, de un amigo, de un maestro…), se trata de libertad. Quizás pienses, cuando grandes cambios se avecinan, que la gente es cruel, que la sociedad es demasiado dura , que se exige demasiado. Pero la realidad es que, estos cambios traerán oportunidades, abrirán puertas y clamarán derechos. Acompaña tu transformación en pasos de acción y verás que no hay nada como comenzar. Sabrás realmente entonces, todo lo que es capaz de hacer.
El legalismo os mantendrá en la camilla, levantarse y salir de ella, será un gran desafío . Y entonces tendrán nombre aunque sigan teniendo problemas; tendrán identidad, comprensión y aceptación, aunque sigan siendo diferente; entonces ya no querrán cambiarle, sino incluirle , aceptarle, respetarle; y entonces ya nadie será un fracaso, sino un reto, una ilusión.
No hay nada que podamos hacer para cambiar un pasado, una circunstancia o una realidad, pero sí hay mucho que podamos hacer para lograr una transformación, para luchar de pie hacia la construcción de un mundo en el que haya lugar para todos.

FUNDACIÓN UNICAP · 09.05.2019 a las 16:29

El mejor colegio de Madrid para SD es sin lugar a dudas María Corredentora, que además de llevar más de 60 años y conocer perfectamente las necesidades educativas y personales de estos alumnos los forman desde infantil a la vida adulta y a la inclusión a centros de trabajo, es decir es un colegio de educación especial que los prepara desde lo que ellos necesitan aprovechando sus capacidades a la vida ordinaria, sin que se sientan ni excluidos ni nada parecido.
No sé si lo habéis percibido pero aveces la inclusión en centros ordinarios no cuenta con personal ni medios ni formación. Gracias.

Vir · 10.05.2019 a las 10:26

Me llamo Marta mi hija de 10 años tiene sindrome de down autismo y epilepsia a los 3 años empezó el colegio de educación especial ascruz en caravaca. en verano nos vamos a mudar a madrid por mi trabajo las dos nos mudaremos a un piso soy divorciada me divorcie cuando ella tenia un año y la tengo que cambiar a maria corredentora, pero también puede ir al colegio de educación especial cambrils no se a cual va ir pero va a ser uno de los dos dímelo en la respuesta.

Marta saura rodrigez · 21.05.2020 a las 15:33

Estimada Marta:

Te recomiendo la guía de orientación a las familias que recientemente ha publicado DOWN ESPAÑA, en ella encontraras claves para la la elección de centro.

DOWN ESPAÑA publica una práctica guía sobre el nuevo curso escolar

Un cordial saludo

Experto en Educación DOWN ESPAÑA · 27.05.2020 a las 13:25

Responder al tema Consejo para elegir colegio en madrid




Enviar