23·07·2021

(Actualidad)

“Trabajar me da libertad y garantiza mis derechos”

Entrevistamos a dos jóvenes con discapacidad intelectual que trabajan en el hotel Voramar de Benicàssim con mucha ilusión y orgullo.

En DOWN ESPAÑA, seguimos trabajando por la inclusión laboral de las personas con síndrome de Down/discapacidad intelectual con programas, proyectos, iniciativas y también, difundiendo ejemplos de éxito que puedan servir de inspiración, tanto a empresarios, como a trabajadores o a familiares de las personas del colectivo.

En esta ocasión, hablamos con Jessica y Paola, dos jóvenes con discapacidad intelectual de 23 y 19 años respectivamente, que trabajan en el Hotel Voramar de Benicassim. Ambas son usuarias de la Fundación Síndrome de DOWN CASTELLÓN, donde destaca el compromiso con la formación, el Empleo con Apoyo y la inserción laboral de las personas con discapacidad intelectual.

Este verano, Jessica y Paola han conseguido su primer trabajo después de cursar varios talleres de formación y de realizar prácticas. Jessica trabaja como auxiliar de camarera y según dice, está “muy contenta” con su trabajo. “Llevo bandejas, limpio mesas, ordeno cubiertos, estoy en barra sirviendo cafés, zumo, horchatas… Me gusta mucho mi trabajo. Todas mis tareas, pero limpiar es lo que menos me gusta”, confiesa la joven.

“De momento, quiero seguir trabajando de camarera. En un futuro, todavía no sé qué me gustaría hacer”, afirma Jessica.

Para Jessica es importante que las empresas no tengan reparo al contratar a personas con discapacidad y les den oportunidades. “Podemos trabajar porque podemos formarnos y hacer prácticas para luego hacer bien el trabajo. Lo importante es la preparación”, asegura.

Por su parte, Paola, botones en el mismo hotel castellonense está “encantada” con su trabajo. “Limpio bicis, apoyo en recepción, reciclo, saco las basuras, ayudo con equipajes, cambio de toallas y un montón de cosas más”, explica la joven.

“Las personas con discapacidad pueden trabajar al 100% y puede ser una experiencia, positiva y divertida para las empresas”.

“Este es mi primer trabajo y me gusta mucho todo lo que hago. Además, me llevo muy bien con todos mis compañeros. Aquí tengo un preparador laboral que me ayudó mucho al principio. Ahora, ya hago todo sola”.

“Trabajar me da libertad y garantiza mis derechos”

Una inserción muy positiva para todos

En el Hotel Voramar, no sólo están muy felices Jessica y Paola con su inclusión, también lo están sus compañeros y los responsables de las áreas en las que trabajan. Para Mercedes Ávila, encargada del área de alojamiento, “la experiencia con Paola está siendo genial porque ella es única y muy trabajadora”. “Tiene mucha ilusión, iniciativa y ganas. Tiene sus dificultades, pero también cuenta con sus técnicas para ir mejorando, como apuntarse las cosas por si se le olvidan. Con ella aprendemos todos y además, contagia su orgullo y buena actitud ante el trabajo”.

Por otro lado, pero muy de acuerdo con Mercedes, Carlos villa, responsable de la cafetería del hotel, nos ofrece su valoración sobre la incorporación de Jessica al Hotel Voramar. “Estamos encantados con ella. La adaptación ha sido genial porque ella tiene muy buena actitud e iniciativa. Se desenvuelve muy bien y no hace falta estar detrás de ella. Además, se lleva genial con sus compañeros”.

Además, Carlos destaca el sentimiento que despierta Jessica en su equipo, pues “las personas con discapacidad intelectual se sienten muy importantes al trabajar y están muy orgullosas al hacerlo. Esta actitud y lo cariñosa que es Jessica nos anima a todo el equipo a estar más motivados”

Los dos responsables del establecimiento animan a otros gerentes del sector hotelero a contratar a personas con discapacidad, pues “ellos realmente pueden hacer un trabajo perfectamente, y no son una carga como podríamos pensar. Animamos a que nuestros compañeros de profesión experimenten para poder entender cómo es la inserción laboral de personas con discapacidad”, dice Carlos.

Empleo con Apoyo y preparadores laborales, la clave del éxito

Tal y como señalaba Paola, la figura del preparador laboral es fundamental para garantizar que el trabajo de las personas con discapacidad se desarrolla de manera satisfactoria, pues hace de nexo entre la empresa y el trabajador y presta apoyo en las tareas necesarias hasta que el trabajador adquiere la soltura y experiencia necesarias. Se basa en la metodología del Empleo con Apoyo, que según explica la coordinadora de Empleo de DOWN CASTELLÓN, Verónica Sánchez, “es fundamental para la inserción sociolaboral de las personas con discapacidad intelectual”.

Sánchez también resalta que es necesario fomentar un cambio de mirada hacia la contratación, pues hasta hace poco las oportunidades laborales han sido muy bajas. Afortunadamente, la situación está cambiando y “crece tanto en la contratación de preparadores laborales como el número de contratos que consiguen nuestros chicos y chicas”.

Para finalizar, Sánchez apunta que sería esencial que “a nivel estatal se regule una normativa de ayudas a las entidades de personas con discapacidad intelectual y que trabajan el empleo con apoyo en empresas ordinarias”.