22·09·2015

(Actualidad)

Rubén Calleja vuelve a las aulas

El joven, a quien se le negó su derecho a estudiar en un colegio inclusivo, comenzó la semana pasada un ciclo de Formación Profesional en DOWN LEÓN-AMIDOWN.

Rubén Calleja

Rubén en su primer día en Formación Profesional (Foto: Bruno Moreno para Diario de León).

La historia de la lucha por la educación inclusiva de Rubén comenzó hace cuatro años. Por aquel entonces, Rubén era un niño con síndrome de Down que, al igual que muchos otros alumnos con esta discapacidad intelectual, estudiaba en un colegio ordinario donde se sentía integrado y compartía clase con compañeros sin discapacidad.

Todo iba bien hasta la llegada de un nuevo curso y la entrada de un profesor que comenzó a excluir a Rubén, segregándole y llegando a amenazarle. Una situación de indefensión que concluyó con un informe de la Delegación Territorial de Educación de León que determinaba que Rubén debía abandonar su colegio y ser escolarizado en un Centro de Educación Especial.

Sus padres, Alejandro y Lucía, contrarios a esta decisión, comenzaron entonces una cruzada para conseguir que se respetase el derecho de Rubén a estudiar en un colegio inclusivo. Reuniones con la Administración, reclamaciones a diversos organismos, e incluso un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional… Todas ellas vías muertas, pues sólo recibían una negativa por respuesta en lo que es un claro ejemplo de regresión en materia de inclusión educativa en nuestro país. A pesar de ello, con la ayuda de DOWN ESPAÑA, la familia consiguió un enorme apoyo social, llegando a presentar ante la Consejería más de 150.000 firmas de apoyo.

En estos cuatro años de lucha para que no se vulnerasen los derechos fundamentales de su hijo, el niño sólo deseaba “volver a clase a estudiar con sus compañeros”. Mientras, la familia cubría las necesidades educativas de Rubén con personal cualificado y especialistas en pedagogía y psicología.

Pero la situación ha cambiado. Hoy, Rubén es un joven de 16 años que por fin puede decir que ha vuelto a clase. Y es que desde la semana pasada él es uno de los 7.409 estudiantes que iniciaron las clases en la modalidad de Formación Profesional. Lo hace en un ciclo de auxiliar de servicios administrativos que se imparte en DOWN LEÓN-AMIDOWN.

A pesar de que pueda parecer un paso atrás en su empeño porque su hijo se forme en un entorno inclusivo, los padres opinan que “es lo mejor para él”. Rubén es un joven que demanda seguir adelante con su formación, y hacerlo ya con vistas a un futuro laboral cada vez más próximo. De hecho, es el propio joven el que ha querido comenzar esta nueva etapa formativa en la asociación, en un ejercicio de autodeterminación con el que Alejandro y Lucía están de acuerdo: “este módulo le dará la oportunidad de obtener una cualificación profesional oficial y hacer prácticas que le facilitarán su futuro en un entorno laboral inclusivo”, comenta el padre. “Educación nos ofreció esta misma salida en un centro público, pero creemos que DOWN LEÓN-AMIDOWN es el mejor sitio, porque es donde le conocen y para él es un lugar de referencia», explica Alejandro.

La lucha continúa

La sonrisa de Rubén el primer día de clases delataba lo contento que está por ser uno más a todos los efectos, con un horario, tareas en sus cuadernos, y compañeros con los que compartir los descansos.

La vuelta a las aulas de Rubén ha sido también muy especial para sus padres, que, a pesar de la alegría, saben que “aún queda un largo camino para que se logre la verdadera educación inclusiva y que algo tan sencillo y evidente como cumplir la ley, un derecho humano fundamental, no sea negado por ninguna institución ni funcionario», señala Alejandro.

Ellos han allanado algo el camino de la educación inclusiva con la larga batalla que han librado, aunque al final su hijo no se beneficiará como hubieran deseado. “Hubiéramos deseado que nuestro hijo permaneciera en la escuela inclusiva, entonces hoy a lo mejor estábamos hablando de otro camino, pero a Rubén se lo han negado», comenta el padre.

En esta lucha han contado con el apoyo de entidades como DOWN ESPAÑA, SOLCOM, CERMI, la plataforma Change.org, y el Procurador del Común, así como de profesionales expertos en educación inclusiva como Miguel Ángel González Castañón, técnico de educación y psicólogo; Ignacio Campoy, profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III; y Gerardo Echeita, profesor de Psicología Evolutiva en la Universidad Autónoma de Madrid.