09·06·2020

(Actualidad)

Por primera vez, la ley establecerá el derecho y la obligación a la Atención Temprana

Este martes se ha aprobado en el Consejo de Ministros el proyecto de la Ley de Protección Integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia que, entre otros avances, recoge la obligatoriedad de garantizar una Atención Temprana de calidad a niños y bebés con discapacidad.

Conocida como la ‘Ley Rhodes’, por el pianista británico del mismo apellido, James Rhodes, que sufrió abusos sexuales cuando era un niño y que ha luchado por su aprobación, esta norma de vital importancia protegerá a los menores frente todo tipo de  violencia, especialmente frente a los abusos sexuales. Aumentará el plazo de prescripción del delito de abuso sexual a menores, de forma que este empezará a contar a partir del momento en que la víctima cumpla 30 años, y no 18 como ocurre actualmente, y plantea crear una nueva figura en los colegios, la del ‘coordinador de bienestar y protección’.

Pero además, a petición del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), esta nueva propuesta de ley da un paso adelante en relación al derecho a la atención integral de los niños y niñas con discapacidad. En concreto, el artículo 11 del Proyecto de Leypropone que “las Administraciones sanitarias, educativas y los servicios sociales competentes garantizarán de forma universal y con carácter integral la atención temprana desde el nacimiento hasta los seis años de edad de todo niño o niña con alteraciones o trastornos en el desarrollo infantil”.

En diciembre de 2018, el Consejo de Ministros aprobó el anteproyecto de la Ley de Protección Integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia, pero éste quedó pendiente con el anuncio de elecciones generales en 2019, y una vez más en 2020, debido a la pandemia del Covid-19.

Desde DOWN ESPAÑA apoyamos y celebramos que, por primera vez, una ley de ámbito nacional plantee establecer el derecho y la obligación por parte de las Administraciones a garantizar una Atención Temprana y el apoyo infantil a cualquier niño de nuestro país con necesidades por alteraciones o trastornos en el desarrollo, hasta los seis años de edad. Se trata de un avance que esperamos sea ratificado en su aprobación definitiva en el Congreso de los Diputados.