05·10·2021

(Actualidad)

“Las personas con síndrome de Down podemos hacer cualquier deporte”

Entrevistamos a Alejandro Nogués, un joven con síndrome de Down, que practica piragüismo en un club inclusivo desde hace años

Alejandro es un chico de 24 años, extrovertido, independiente y amante de los deportes desde niño. En DOWN ESPAÑA, hemos querido hablar con él al enterarnos de su pasión y talento como piragüista tras nueve años entrenando y compitiendo.

Todo comenzó cuando el joven, usuario de Down Badajoz, fue con su asociación a un curso de piragüismo. Le encantó, se le dio muy bien y la directora del Club Piragüismo de Badajoz quedó impresionada por las aptitudes de Alejandro –principalmente por su magnífico equilibrio-. Por ello, propuso al joven formar parte del equipo y empezar a entrenar con el resto de alumnos.

Alejandro ya había practicado otros deportes como la hípica, y se mostró muy ilusionado ante la nueva propuesta deportiva. Se apuntó al club y poco a poco fue mejorando su técnica mientras entrenaba junto a sus nuevos compañeros con y sin discapacidad. Entonces, gracias a esos entrenamientos a los que asiste cuatro veces por semana, empezó a competir en la categoría K –para personas con discapacidad-.

“Me encanta el piragüismo  porque voy a entrenar, a regatas y competiciones y me gusta ganar medallas y copas. Practico piragüismo con todos mis compañeros”, asegura el joven.

El ejemplo de Alejandro no solo es interesante por la facilidad que tiene para ganar regatas dentro de su categoría, sino por lo incluido que está en su club, donde entrena con sus compañeros y entrenadores con los que se lleva “muy bien”.

“Lo que hacemos es remar haciendo series de velocidad y de técnica, gimnasio con pesas, tirar la pelota, subir escaleras y hacer saltos. Me gusta estar con mis compañeros y me llevo muy bien con ellos. Sobre todo con Sergio y Raúl”

Sobre las competiciones, Alejandro dice que no suele ponerse nervioso y que le emociona participar porque le gusta “ganar remando bien y llegar a la meta siguiéndole el ritmo a los compañeros”. “Si gano me siento muy feliz y contento”, añade. También nos cuenta que si alguna vez se pone nervioso, lo que hace para relajarse es “charlar” con sus compañeros y con su familia.

Alejandro también disfruta mucho saliendo a pasear, al cine, yendo a su asociación y haciendo deporte como montar a caballo. Por eso, el joven quiere lanzar un mensaje a las personas con síndrome de Down para animarlas a practicar deporte: “Las personas con síndrome de Down pueden hacer deporte, pueden hacer piragüismo, atletismo, voleibol, fútbol, bici… cualquier deporte”.

Una familia que apuesta por la inclusión

Los padres de Alejandro, Bonifacio y Carmina, nos explican lo “fundamental” que les parece que las personas con síndrome de Down, igual que las que no lo tienen, practiquen deporte. “Ayuda a conocer tu cuerpo y a superarte. Esto para las personas con síndrome de Down, o al menos para Alejandro, ha sido y es muy importante. Amén de lo anterior, el ambiente de gente joven y deportista, es de lo más sano y gratificante”, señala Bonifacio.

“Alejandro le gusta el deporte en general, pero dónde se ha encontrado más a gusto es en el piragüismo, así que nos parece estupendo que lo practique y que compita. Además, la relación con los compañeros es muy buena, podemos decir que es un piragüista más”, detalla Carmina.

Tal es la pasión de Alejandro por el piragüismo, que durante el confinamiento, lo pasó tan mal que su familia le construyó una piragua seca para poder ‘practicar’ en casa. “Aún así no era lo mismo, le faltaba en ambiente del club”. “En cuanto fue posible volvió a los entrenamientos”, añade Bonifacio.

Por último, Bonifacio se une al mensaje de DOWN ESPAÑA al “animar a todas las personas con síndrome de Down y a sus familias a la realización de un deporte reglado, y a que practiquen deportes con personas sin ninguna discapacidad”.  “Eso es enriquecedor para todos. Los clubes exclusivos de personas con discapacidad, no dejan de ser burbujas que no benefician a nadie”, finaliza.