28·08·2020

(Actualidad)

La brecha digital agrava la exclusión de personas con síndrome de Down

El complejo periodo que estamos viviendo por la pandemia causada por el COVID-19, refleja las desigualdades a las que se enfrentan las personas con discapacidad intelectual.

En la actualidad y especialmente en los últimos meses, no concebimos nuestra rutina sin acceso a las tecnologías. Por ello, como ya hemos recalcado en numerosas ocasiones, desde DOWN ESPAÑA, consideramos absolutamente necesaria una mejora sustancial de la accesibilidad de las personas con discapacidad intelectual al universo tecnológico para que puedan disfrutar de sus ventajas al igual que el resto de población. Volvemos a hacer hincapié en este asunto, ya que la situación generada por la crisis del COVID-19 ha agravado la exclusión de las personas con síndrome de Down.

En el diario La Voz de Galicia, el presidente de la FEDERACIÓN DOWN GALICIA, Delmiro Prieto, reflexiona sobre ello, y explica en qué se traduce el aislamiento tecnológico para las personas del colectivo: «Es una paralización viene acompañada de un retroceso en todo lo que son sus procesos de aprendizaje y de evolución, con lo cual es un problema serio a nivel individual».

Además del retroceso que indica Prieto, a nivel psicológico, las personas con síndrome de Down también sufren por la falta de accesibilidad a la tecnología. Suelen apegarse mucho a sus rutinas, pues es algo que les ofrece mucha seguridad y tranquilidad. Además, les hace sentirse autónomos y útiles. Debido a la extraordinaria situación que ha provocado el coronavirus, deben adaptarlas para poder realizarlas de manera virtual, y es entonces cuando de nuevo, se agrava la exclusión, pues para ellos es aún más difícil adaptar sus tareas.

Para intentar paliar las consecuencias negativas de la brecha digital, DOWN ESPAÑA trabaja por un lado, junto a Fundación Seguros Pelayo a través del proyecto Balmis digital, con el que se otorgarán e instalarán equipos informáticos en los hogares de personas con discapacidad en situación de exclusión económica y que no pueden acceder al apoyo educativo on line -más de 100 menores serán beneficiados-. Por otro lado,  la Federación firmó un convenio de colaboración con la Fundación Inocente, Inocente llamado ‘Puente digital’. Se trata de un programa que facilita el envío de dispositivos electrónicos a familias con menores usuarios de entidades de asociadas, que se encuentren en situación de brecha digital. Además, capacitará en destrezas digitales a los menores con síndrome de Down y sus familias para que puedan acceder a los recursos online de sus centros educativos y asociaciones.

Las entidades de DOWN ESPAÑA también trabajan en esta línea, y un claro ejemplo de ello es el realizado por FEDERACIÓN DOWN GALICIA. Han puesto en marcha una recaudación de fondos con el objetivo de dotar de herramientas tecnológicas a los miembros más vulnerables. «Empezamos a impartir formaciones online por el confinamiento y ahí nos dimos cuenta de las dificultades que tenían varios usuarios para acceder, porque en el medio donde residen no hay Internet, porque tienen datos limitados, porque no tienen las herramientas necesarias o porque no saben utilizarlas adecuadamente», cuenta Delmiro Prieto.

«Si vivimos en una sociedad tecnológica y la relación que se establece con el mundo se está digitalizando cada vez más, la brecha digital va a aumentar la dificultad de inclusión social y laboral de las personas con síndrome de Down. Eso es lo que supone esta situación y a lo que nos enfrentamos», explica por su parte Aloia Lema, coordinadora de formación de la fundación DOWN COMPOSTELA.

Desde DOWN ESPAÑA, animamos a nuestras entidades a continuar trabajando como hasta ahora por lograr la inclusión de las personas con síndrome de Down y les agradecemos este tipo de iniciativas que tanto beneficia a nuestro colectivo.