16·10·2020

(Actualidad)

La brecha digital agrava la exclusión de personas con síndrome de Down durante la pandemia

La falta de accesibilidad digital provoca en las personas con síndrome de Down un aislamiento social y laboral. DOWN ESPAÑA y Seguros Pelayo firman un convenio para evitar la exclusión digital de este colectivo

En la actualidad y debido a la pandemia de COVID- 19, la mayor parte de la sociedad no concibe su vida diaria sin el acceso a las Nuevas Tecnologías. Trabajo, educación, información, entretenimiento… en el universo digital, encontramos prácticamente todo lo que necesitamos. Para las personas con discapacidad intelectual o síndrome de Down, estas Nuevas Tecnologías son, además, un método de aprendizaje, y un instrumento que facilita su evolución, constituyendo una de las claves para su completa inclusión en la sociedad.

Este periodo tan singular que estamos viviendo ha dejado en evidencia, tanto la dependencia que tiene la población general del mundo digital, como la falta de accesibilidad tecnológica a la que se enfrentan diariamente determinados colectivos como el de las personas con discapacidad intelectual o síndrome de Down. Esa falta de accesibilidad provoca una gran brecha digital que acrecienta aún más las desigualdades que existen entre la población general y las personas con discapacidad intelectual. Este aspecto está directamente relacionado con la escasez de herramientas a las que tienen acceso estos colectivos así como con la situación económica particular de las familias. En definitiva, la situación generada por la crisis del COVID-19 ha agravado la exclusión de las personas con síndrome de Down en nuestro país, pues una vez más, se han visto apartadas del acceso a un sistema –en este caso, el tecnológico-.

Bienestar psicológico e inclusión

Debido a la extraordinaria situación que hoy en día vivimos, las personas con síndrome de Down deben adaptar sus rutinas para poder realizarlas de manera virtual dentro de la nueva normalidad, algo que en ocasiones les resulta complicado. Esta dificultad les les afecta en mayor o menor medida en el terreno psicológico y social.

Especial atención merece el colectivo de personas adultas con síndrome de Down para las cuales resulta primordial seguir recibiendo formación y estimulación continuas de cara a su inclusión laboral y social. El contacto con amigos, compañeros y familiares, así como la participación en actividades de ocio y tiempo libre resultan fundamentales para su bienestar… En la actualidad y debido a las restricciones que vive la población española, uno de los pocos escenarios en los que se les puede ofrecer todo ello de manera segura es el digital.

La inserción laboral es uno de los primeros indicadores que los expertos señalan como prioritario debido a la crisis provocada por la COVID-19 y a cómo ésta está afectando a las personas con discapacidad física o intelectual. Según desvela el informe de ODISMET, ‘Efectos y consecuencias de la Covid-19 entre las personas con discapacidad’, el 12% de las personas con discapacidad que ocupaban un puesto de trabajo antes de la pandemia lo ha perdido, mientras que un 60% teme perderlo. Un dato muy preocupante, teniendo en cuenta que antes de que la COVID-19 irrumpiera en nuestras vidas, sólo una de cada cuatro personas con discapacidad tenía empleo, es decir un 25,5% frente al 66% de la población general. Estos datos, son pues, aún más desesperanzadores y demoledores para el colectivo con discapacidad intelectual, ya que su inserción laboral resulta aún más compleja.

Por todo ello, desde DOWN ESPAÑA, consideramos absolutamente necesaria una mejora sustancial de la accesibilidad digital para las personas con síndrome de Down–implementación de métodos accesibles y ayudas o becas para la digitalización de los hogares- para que nuestro colectivo pueda disfrutar de las ventajas del universo tecnológico al igual que el resto de población y no se sienta excluido en el terreno social ni en el laboral.

Balmis digital, un proyecto de inclusión tecnológica

Para ayudar a paliar las consecuencias negativas de la brecha digital, DOWN ESPAÑA y la Fundación Seguros Pelayo han firmado un convenio para la realización del programa Balmis Digital. Gracias a esta colaboración se enviarán e instalarán equipos informáticos en centenares de hogares de personas con síndrome de Down de toda España que se encuentren en situación de exclusión económica y que no pueden acceder al apoyo educativo on line que necesitan.

“Algo que hemos aprendido de esta pandemia es que hay más posibilidades en la formación y el trabajo telemático de las que pensábamos, y que hay que profundizar en la pedagogía y en las experiencias de la enseñanza on-line en grupo”, señaló el presidente de DOWN ESPAÑA, Mateo San Segundo durante la firma del convenio. Al acto de la firma también asistieron José Boada, presidente del grupo Seguros Pelayo y Álvaro Gil-Robles, presidente de la Fundación Seguros Pelayo. Por su parte, Gil-Robles quiso resaltar “la importancia que tiene para la integración de este colectivo la formación normalizada  y el darles oportunidades laborales”.

Desde DOWN ESPAÑA, queremos agradecer a la Fundación Seguros Pelayo que apoye este tipo de iniciativas que tanto benefician a nuestro colectivo, especialmente durante este periodo excepcional en el que nos enfrentamos a grandes retos. Tal y como se recoge en la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, no podremos avanzar como sociedad sin «promover la disponibilidad y el uso de nuevas tecnologías, incluidas las tecnologías de la información y las comunicaciones para las personas con discapacidad».