26·01·2021

(Actualidad)

KIABI y DOWN ESPAÑA aúnan esfuerzos para superar la brecha digital a la que se enfrentan muchos niños con síndrome de Down

La pandemia provocada por la COVID-19 ha aumentado la necesidad de herramientas tecnológicas de apoyo escolar. Muchas familias se encuentran en situación de riesgo de exclusión digital y el proyecto ‘Balmis’ surge para tratar de eliminar esa brecha.

La grave crisis sanitaria por la que atraviesa nuestro país debido a la COVID-19, ha dañado numerosos sectores, entre ellos el sanitario y el educativo, evidenciando importantes fisuras en relación a la inclusión y a la calidad de vida de personas con discapacidad intelectual.

Una de ellas es la falta de recursos educativos para los niños con síndrome de Down. Por un lado, existe la necesidad de mejorar la accesibilidad cognitiva de las diferentes plataformas o aplicaciones digitales, y por otro, se ha constatado que existe una brecha digital que, por motivos económicos, afecta más a las familias con hijos con discapacidad intelectual. Algo que supone un verdadero problema, ahora que gran número de las horas lectivas o de las destinadas a las tareas en casa se deben realizar de manera on line.

El proyecto ‘Balmis’ surge de la mano de DOWN ESPAÑA para ayudar a eliminar o minimizar las consecuencias de esa brecha digital y garantizar así un derecho fundamental como es la educación de calidad para los niños con discapacidad intelectual. La firma de moda KIABI ha querido unirse a esta iniciativa por medio de la cual, 200 dispositivos electrónicos -tablets- han sido enviados a los hogares de niños con síndrome de Down vinculados a asociaciones federadas a DOWN ESPAÑA en los que se da esa situación de brecha digital. Además, este proyecto contempla también la realización de una capacitación para los escolares y para sus padres o familiares, en el caso de que sea necesario, para que puedan utilizarlos adecuadamente.

Las tablets, que ya han llegado a la mayoría de los hogares seleccionados, podrán cederse de una familia a otra en función de sus necesidades y si alguna de ellas no tiene acceso a internet, se les facilitará también dicha conexión.

Tal y como explica el presidente de DOWN ESPAÑA, Mateo San Segundo, quien además ha ejercido como maestro de Educación Secundaria, “el proyecto Balmis es muy importante para muchos alumnos con síndrome Down y para sus familias. “Durante la época del curso pasado que estuvimos confinados, la falta de equipos apropiados por falta de una buena conexión o por no saber usarlos correctamente, hizo que muchos de nuestros usuarios –alumnos con síndrome de Down- quedaran más aislados todavía que el resto de los compañeros”.

“La brecha digital no puede ser un motivo más de exclusión de ninguna persona con discapacidad. Es muy importante que todas las personas con síndrome de Down puedan tener ese acceso digital garantizado, especialmente los niños, para que su educación no pierda calidad. Agradezco enormemente el apoyo de las empresas que nos ayudan en este asunto”, añade San Segundo.

Gracias a este proyecto, tanto KIABI como DOWN ESPAÑA, pretenden paliar las consecuencias que está provocando la COVID-19 en la educación, pues además de aumentar la mencionada brecha digital, en nuestro país, ha provocado el cierre de muchos centros educativos, según indica el informe ‘Education at a Glance.  OECD Indicators 2020’.

Desde DOWN ESPAÑA, queremos agradecer a la firma KIABI su compromiso con la infancia y la educación de los niños y niñas con síndrome de Down u otros tipos de discapacidad intelectual, especialmente durante este periodo excepcional, pues tal y como se recoge en la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, este colectivo tiene derecho a “una educación primaria y secundaria inclusiva, de calidad y gratuita, en igualdad de condiciones con las demás”.