15·12·2022

(Actualidad)

El uso del extracto de té verde Epigalocatequina Galato (EGCG) es seguro en población infantil

La EGCG es un compuesto que ha demostrado proporcionar una mejora cognitiva en los adultos con síndrome de Down. Un estudio del Hospital del Mar de Barcelona ha descubierto que es un compuesto seguro también para la población infantil.

El equipo de investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), liderados por Rafael de la Torre y Mara Dierssen del centro de Regulación Genómica de Barcelona, ha confirmado en un nuevo estudio, llamado PERSEUS, que el uso de la Epigalocatequina Galato (EGCG) es seguro en población infantil.

La EGCG, compuesto natural presente en el té verde, ha demostrado su eficacia en personas adultas con síndrome de Down estudios anteriores, donde se confirmó que el uso combinado de EGCG y estimulación cognitiva mejoraba la capacidad cognitiva de las personas con síndrome de Down. (Resultado del estudio disponible en https://www.thelancet.com/journals/laneur/article/PIIS1474-4422(16)30034-5/fulltext) .

Teniendo en cuenta que la plasticidad cerebral es mayor en la población infantil y, por tanto, la eficacia de la EGCG podría ser mayor, el equipo investigador ha centrado sus esfuerzos en esta población. Para ello, han llevado a cabo una investigación multicéntrica, que incluye cinco centros diferentes de España y Francia.

En la investigación han participado 72 niñas y niños con síndrome de Down de entre 6 y 12 años, quienes tomaron un suplemento dietético en polvo con sabor a chocolate dos veces al día durante 6 meses. Aproximadamente para la mitad de los participantes este suplemento estaba complementado con EGCG (tratamiento activo), el resto lo tomó sin EGCG (placebo). Los resultados mostraron que la EGCG es segura en población infantil, no mostrando efectos adversos.

Aunque el objetivo principal del estudio era comprobar la seguridad y tolerabilidad de la EGCG en población infantil, secundariamente se valoró, de forma preliminar, si había indicios de eficacia. Para ello, se aplicó una batería de pruebas cognitivas a los niños y niñas, pero no se obtuvieron resultados que demostrasen la eficacia de la EGCG. Por otro lado, se aplicó un cuestionario dirigido a las familias participantes, los que sí reportaron algunas mejorías en algunas capacidades cognitivas de sus hijos e hijas.

Cabe destacar que en esta investigación no se utilizó la estimulación cognitiva combinada con EGCG, por lo que los hallazgos sobre la eficacia deben tomarse de forma preliminar, siendo necesarias más investigaciones que avalen la utilización de la EGCG en población infantil, una vez que se ha demostrado que su utilización es segura.

Informe del resultado del estudio PERSEUS, disponible haciendo click aquí.