02·04·2019

(Actualidad)

El Club de Rugby de Valladolid-VRAC se une a la red de ‘Clubes de Rugby por la Inclusión’ de DOWN ESPAÑA

De nuevo, el rugby se presenta como el deporte inclusivo por excelencia. Sus valores, como el trabajo en equipo, el compañerismo o el respeto, hacen de su juego el lugar idóneo para la inclusión de personas con síndrome de Down.

La Federación Española de Rugby,  la Cátedra Fundación Sanitas de Estudios sobre Deporte Inclusivo (CEDI), DOWN ESPAÑA  y Fundación San Isidro Rugby Club han reimpulsado la red de ‘Clubes por la Inclusión’, un proyecto que tiene como finalidad fomentar la práctica del rugby inclusivo entre niños con y sin discapacidad. Como parte esencial del proyecto, es necesaria la  incorporación de clubes de rugby de toda España para extender esta iniciativa y aumentar el número de niños y jóvenes que se beneficien de esta experiencia.

Además de la unión de clubes a este gran proyecto inclusivo, DOWN ESPAÑA ha impulsado otras acciones, como la elaboración de un MANIFIESTO,en la que también han participado las entidades anteriormente mencionadas.

El pasado mes de marzo, el club de rugby de Valladolid- VRAC Quesos Entrepinares, en el marco de la colaboración con DOWN VALLADOLID de fomento del rugby inclusivo, firmó un acuerdo con DOWN ESPAÑA para unirse la red de ‘Clubes por la Inclusión’. Con la firma del convenio, que coincidió con la presentación del nuevo fichaje del equipo, Tevita Naqali, el VRAC se une a otros equipos como el San Isidro Rugby Club,  la Asociación Deportiva de Ingenieros Industriales de Las Rozas Rugby o el Escor Gaztedi Rugby Taldea.

 

Un deporte idóneo para la inclusión

El rugby se presenta como un deporte ideal para fomentar la inclusión de personas con síndrome de Down, gracias a los valores que promueve, como el compañerismo, el esfuerzo, el trabajo en equipo o el respeto. Además, en el rugby, la inclusión es absoluta, pues cada jugador es necesario con sus características particulares, y todos los que lo practican son útiles para el equipo.

De hecho, son cada vez más los clubes del ámbito del rugby los que incorporan a personas con síndrome de Down en sus filas (en diversas categorías) y en sus actividades. Por ello, poco a poco, este deporte se ha convertido en una magnífica plataforma, no sólo para fomentar el deporte entre el colectivo, si no para impulsar la propia inclusión de las personas con síndrome de Down en la sociedad.

La experiencia señala que las personas con síndrome de Down que se han iniciado en el rugby, lo hacen con todas las consecuencias, participando activamente en los partidos y actividades de su equipo. Lo hacen gracias al apoyo total de sus respectivos clubes, que entienden que éste es un deporte de equipo, y que sus plantillas se enriquecen en la medida en que se componen de personas con características distintas.

Para formar parte de la red de ‘Clubes de Rugby por la Inclusión’, ponte en contacto con DOWN ESPAÑA, a través de este correo electrónico: deporteinclusivo@sindromedown.net