14·11·2019

(Actualidad)

DOWN ESPAÑA y el Quijote Rugby Club se unen para fomentar el rugby inclusivo

A partir de ahora, los 200 jugadores del club toladano forman parte de un proyecto que lucha por conseguir la inclusión de las personas con síndrome de Down en el rugby.

Este jueves, ha tenido lugar la firma del convenio ‘Unión por el rugby inclusivo, un placaje por la inclusión’ por parte del Quijote Rugby Club. Se trata de una iniciativa de DOWN ESPAÑA para fomentar el deporte inclusivo entre el colectivo de personas con síndrome de Down y personas sin discapacidad. A partir de ahora, este proyecto contará con los 200 jugadores de este club toledano para luchar por la inclusión en este deporte.

El proyecto, impulsado por la CEDI (Cátedra de Estudios de Deporte Inclusivo de Fundación Sanitas), la Federación Española de Rugby y la Fundación San Isidro Rugby, tiene como objetivo hacer más accesible el deporte para las personas con discapacidad intelectual y fomentar así su autodeterminación y participación en el entorno social.

El acto de la firma ha contado con la presencia y participación del Alcalde de Illescas, José Manuel Tofiño, el Concejal de Deportes de Yuncos, Rafael Reina,  el director gerente de DOWN ESPAÑA, Agustín Matía, y presidente del Quijote Rugby Club, Javier Humanes. También han asistido representantes de la Asociacion Integrandes Aranjuez y del Centro Ocupacional Valenzana, así como una de las jugadoras del club, Jennifer Jiménez. La joven, que tiene síndrome de Down, ha lanzado un mensaje en favor de este deporte: “Animo a todos a que se apunten al rugby. A mí me hace feliz y lo tengo en el corazón”, ha afirmado.

Por su parte, el alcalde de la localidad toledana ha insistido en que el rugby es “un deporte de equipo que resulta altamente beneficioso para todas las personas”. “Nos alegra que clubes como el Quijote se preocupen de que ninguna persona se quede al margen”, ha añadido.

Javier Humanes también ha intervenido en el acto y ha recalcado que “nuestro deporte es inclusivo por naturaleza y los deportistas con discapacidad acentúan los valores de nuestro deporte”, ha recalcado.

Para finalizar, Agustín Matía ha explicado que “la inclusión es un sueño que podemos construir con la implicación de todos: Entidades públicas, privadas y sociedad en general”.

Rugby, un deporte inclusivo

El rugby es un deporte idóneo para las personas con síndrome de Down pues es una actividad de equipo cuyas plantillas se enriquecen de personas con características diferentes. El respeto, el compañerismo, la honestidad y la lealtad son sus principales valores. Además, en el rugby existe una tradición especial en la que los jugadores comparten un tiempo de ocio después del partido. Es el conocido ‘tercer tiempo’, un momento de compañerismo entre rivales que no existe en otros deportes y que sirve como excusa para pasar un buen rato, comentar el partido y forjar amistades y confraternizar.

En definitiva, el rugby es un deporte en el que cada jugador tiene un papel fundamental fuera y dentro del campo y en el que el significado de equipo, cobra más importancia que el resultado del propio encuentro.

Para impulsarlo DOWN ESPAÑA lanzó en 2018 la ‘Unión por el Rugby Inclusivo, un placaje por la inclusión’, que pretende garantizar cada uno de los puntos del  ‘Manifiesto por el Rugby inclusivo’.

Dicho manifiesto, compromete a los clubes en varios aspectos como no permitir que ninguna persona con discapacidad quede excluida de la práctica deportiva o la obligación de contar con técnicos formados que hagan posible la inclusión en sus plantillas. Además, los equipos miembro de esta unión pasan a formar parte de la ‘Red de Clubes por la Inclusión’, un punto de encuentro en el que compartir experiencias y aportar ideas o sugerencias para mejorar la inclusión de las personas con síndrome de Down.

El Quijote Rugby Club

El equipo nace en 2007 en Illescas, comarca en la que nunca se había practicado el rugby. La fundación del club fue impulsada por Horacio Ferreira e Isabel Pérez (jugadora y entrenadora Internacional) con el objetivo de crear escuelas en distintas localidades de la zona norte de Toledo y sur de Madrid, que sirviesen como instrumento para dar a conocer el rugby y sus valores. Desde sus inicios, el club asume la misión de convertirse en una herramienta social y cultural. Por ello, pone el foco en la integración de personas con discapacidad.