06·05·2020

(Actualidad)

DOWN ESPAÑA pide al Gobierno ayudas para las entidades de discapacidad afectadas por el COVID-19

La desescalada y reapertura de los servicios de apoyo presencial dirigidos a las personas con síndrome de Down exigirá la aplicación de estrictos protocolos de seguridad anti-COVID-19.

La progresiva reapertura de las 90 asociaciones federadas a DOWN ESPAÑA para volver a prestar servicios de forma presencial a las personas con síndrome de Down tras la pandemia del COVID-19, implicará unos elevadísimos sobrecostes imposibles de asumir por parte de las familias. Es por eso que nuestra organización va a pedir al Gobierno y a las diferentes comunidades autónomas que incluyan a DOWN ESPAÑA entre las organizaciones de atención a las personas con discapacidad que serán beneficiarias de una ayuda extraordinaria destinada a sobrellevar los efectos de la pandemia.

DOWN ESPAÑA ha realizado una estimación de los costes económicos que conllevaría convertir nuestras 90 asociaciones en espacios seguros para la atención a las personas con síndrome de Down a partir del próximo 11 de mayo (Fase 1 de la desescalada). Serán necesarios entre 800.000 y 900.000 euros para cubrir los costes de los equipos EPI, líquidos desinfectantes, dispensadores, termómetros, pulsioxímetros, adaptación de señalética, mamparas, vinilos, test PCR,equipos de purificación e ionización, servicios de limpieza profesional, tablets y ordenadores básicos para atención a las personas en situación de brecha digital, etc

La seguridad y la salud de las personas con síndrome de Down son una prioridad para DOWN ESPAÑA y sus entidades federadas y en ningún caso pueden verse afectadas. Es por eso que resulta de vital importancia asegurar el compromiso del Gobierno y de las comunidades autónomas para poder restablecer los servicios de apoyo a nuestro colectivo en las condiciones de seguridad idóneas. 

De no recibir estas ayudas, el desarrollo de los niñosadultos con síndrome de Down en todo el país que reciben atención y apoyo a través de los servicios de Atención Temprana, logopedia, estimulación, orientación y apoyo escolar, apoyo a la autonomía, apoyo y orientación para la inclusión laboral, vida adulta, envejecimiento, salud etc podría verse seriamente afectado, comprometiendo el trabajo realizado en los últimos años con este colectivo especialmente vulnerable y que ha sido uno de los más afectados por la pandemia debido a la brecha digital quepersiste en buena parte de las personas con síndrome de Down.