02·09·2022

(Actualidad)

Descubren que una terapia hormonal podría mejorar las habilidades cognitivas de personas con síndrome de Down

Un estudio preliminar descubre que una hormona esencial para la reproducción (GnRH) resulta beneficiosa para frenar el deterioro cognitivo de las personas con síndrome de Down. Los expertos consultados piden prudencia, pues todavía falta replicar los resultados en grupos más grandes.

Según ha publicado en la prestigiosa revista Science, un grupo de investigadores europeo ha descubierto que la terapia con una hormona esencial para la reproducción resulta beneficiosa también para el desarrollo cognitivo de las personas con síndrome de Down.

La investigación, con participación española (Universidad de Córdoba, IMIBC/HURS, CIBER Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición, Instituto de Salud Carlos III, Córdoba; Neuronal Control of Metabolism Laboratory, Institut d’Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS), Barcelona; Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER) de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM), Barcelona) permitió descubrir que en ratones trisómicos (con una alteración genética similar a los humanos) la inyección de la hormona liberadora de Gonadotropina (GnRH) les aportó mejoras cognitivas.

Tras superar la fase de estudio en roedores, se realizó el mismo análisis con siete varones con síndrome de Down de entre 20 y 50 años, donde se obtuvo el mismo prometedor resultado tras una terapia de 6 meses. La alteración y función hormonal no es la misma en hombres y mujeres y no se ha incluido a estas últimas en el ensayo.

Seis de los siete mejoraron en todas las pruebas cognitivas: función espacio-visual (capacidad de pensar de forma tridimensional), función ejecutiva, atención, memoria episódica y comprensión verbal. Esta mejoría se confirmó también mediante las imágenes cerebrales realizadas, que revelaron un aumento significativo de la conectividad funcional. En cuanto al séptimo, hubo “una mejora en determinadas habilidades cognitivas impulsadas principalmente por la mejora en las habilidades espacio-visuales, la función ejecutiva y la atención”, explica la neuroendocrina del Hospital Universitario de Lausana (Suiza) Nelly Pitteloud.

Hormona GnRH

La hormona liberadora de Gonadotropina (GnRH) activa un singular mecanismo en el cerebro, a través del cual se liberan otras dos hormonas que, durante la etapa adulta, se encargan de la producción de testosterona y esperma en los machos de todos los mamíferos y de la producción de óvulos de las hembras.

En los niños con síndrome de Down, los niveles de esta hormona son similares a la del resto de niños. Sin embargo, al llegar la pubertad, las personas con síndrome de Down muestran un déficit en la liberación de esta hormona, lo que lleva a la infertilidad. Otras de las funciones de la hormona GnRH están relacionadas con el olfato y el desarrollo cognitivo, que por lo tanto también sufren un deterioro a partir de la pubertad en las personas con síndrome de Down.

La investigadora española María Manfredi, primera autora del estudio en la Universidad de Lille, asegura en una entrevista a El País, que el investigador Vincent Prévot, de la misma Universidad, “estaba convencido de la conexión con la hormona GnRH con la pérdida de olfato, la infertilidad y el deterioro cognitivo”.

Por ello, el equipo de la investigación decidió utilizar la hormona, de la que hay versiones sintéticas en el mercado, para restaurar sus niveles en los roedores. “Y vimos que mejoraba la cognición de los ratones con síndrome de Down”, asegura la científica, ahora de la Universidad de Sevilla y en el Instituto de Biomedicina de Sevilla.

En la última parte de la investigación, los científicos querían inyectar la hormona en personas con síndrome de Down. Esta parte del estudio lo dirigió Pitteloud, quien asegura que “en conjunto, mejoraron su cognición en un 30%”.

Por su parte, Mara Dierssen, presidenta del Consejo Español del Cerebro e investigadora de la neurobiología del síndrome de Down en el Centro de Regulación Genómica explica en una entrevista a DOWN ESPAÑA que, aunque es un trabajo muy relevante el que está realizando este grupo de científicos, se trata de un estudio preliminar y “hay que ser cauto” hasta que se confirme en una investigación más amplia. Tampoco hay que olvidar que, los resultados, además de preliminares, de momento solo son aplicables a hombres. “La relación de GnRH ya se conocía y hay un ensayo clínico en marcha en Alzheimer. El trabajo presenta un piloto en grupo muy pequeño de personas con síndrome de Down y además es un piloto que no tiene un control con placebo. Actualmente, hay más de 20 ensayos clínicos en marcha sobre el síndrome de Down. Eso sí que son buenas noticias porque con lo que vamos sabiendo cada vez hay más oportunidades para las personas con síndrome de Down”.

Por último, desde el Comité Médico Asesor de DOWN ESPAÑA, se recuerda a las familias sobre la importancia de tener unas expectativas equilibradas y razonables respecto a esta investigación y a la línea terapéutica que abre. Se recuerda que se trata de una investigación preliminar, que necesitará completarse con estudios más amplios y detallados que lleguen a un mayor nº de personas con síndrome de Down, y que incluso en el caso de confirmarse el éxito de la misma, se tardarían unos cuantos años hasta que ésta tuviera aplicación clínica o médica.