03·02·2020

(Actualidad)

Dani Alcaraz, el primer árbitro con síndrome de Down

Este joven, de 24 años, derrocha estilo y profesionalidad en los campos de fútbol de Gandía. Además, trabaja como cocinero y disfruta bailando a ritmo de salsa y bachata.

Daniel es un apasionado del fútbol y, gracias a su tesón y a sus ganas de dedicarse a lo que más le gusta, a sus 24 años ha conseguido convertirse en árbitro profesional. Este joven con síndrome de Down, superando las barreras que ha podido encontrar por el camino, dirige partidos de fútbol en la comarca de Safor, Gandía. Para ello ha tenido que formarse y federase como el resto de sus compañeros.

«Estoy muy contento cuando arbitro en los campos a los que voy, me gusta mucho«, explica el joven en una entrevista al diario Las Provincias. «Quiero seguir más años. Por la tele veo partidos e intento aprender, pero quien realmente me enseña es mi padre. A él le consulto todo», añade el joven.

La pasión de Daniel por el fútbol le viene de familia, pues su padre es delegado arbitral en Gandia, y le ha inculcado sus conocimientos futboleros desde la infancia. Además, el joven árbitro ha contado con la confianza y el apoyo del presidente del Comité Técnico de Árbitros de la Federación de Fútbol de la Comunidad Valenciana, Pepe Enguix, quien apostó por él desde que le conoció.

Esta será la segunda temporada en la que Daniel imparte justicia en los terrenos de juego como juez en la categoría alevín.  «No le protestan y tanto padres como entrenadores le ayudan en lo que necesite. Ven que es una persona que se implica en todo y que quiere aprender», destaca el orgulloso padre de Danilel.

Cheff y bailarín

El entusiasmo y la arrolladora personalidad de este joven no sólo se pueden disfrutar en los campos de fútbol. Además de un estupendo árbitro, Daniel trabaja con entusiasmo entre fogones como cocinero en el restaurante ‘Boga’. Por otro lado, el polifacético joven forma una maravillosa pareja de baile latino con su madre, Amparo, que es bailarina. Ambos se mueven con soltura al ritmo de bachata, salsa y kizomba.