16·01·2017

(Actualidad)

Collette, la joven con síndrome de Down que triunfa con su propia panadería tras ser rechazada por su discapacidad

La historia de Collette Divitto es todo un ejemplo. Tras ser rechazada en múltiples entrevistas por tener síndrome de Down, montó su propio negocio en Boston y ahora es todo un éxito.

Un ejemplo a seguir. Así es la protagonista de una historia que demuestra, otra vez, que no hay límites ni barreras para las personas con síndrome de Down. Collette Divitto siempre ha sido muy aficionada a la cocina. Ya desde pequeña se pasaba las horas jugando entre harina y huevos haciendo galletas. Así que cuando cumplió 22 años, decidió que quería, por fin, trabajar en una panadería en Boston (EE.UU.), su ciudad natal.

panaderia
Sin embargo, Collette se encontró con una negativa tras otra: «Muchas personas que me entrevistaron me dijeron que no era una buena opción para ellos. Fue muy doloroso y me sentí muy rechazada«, asegura la joven. El motivo de estos rechazos: tiene síndrome de Down.

Sin embargo, Collette tenía claro que nadie iba a negarle su sueño, ser panadera, y empezó a darle forma para convertirlo en realidad.

panaderia2
Ahora, gracias a la ayuda de su hermana y de su madre, acaba de abrir su propia panadería, llamada Collettey. Después de que las noticias locales reflejaran sobre su historia, los pedidos se han duplicado, y en diciembre ha tenido más de 10.000 encargos.

«El mayor éxito hasta el momento es lo rápido que está creciendo mi empresa, lo que significa que puedo comenzar a contratar personal, con y sin discapacidad«, señala la joven. «Nunca os deis por vencidos. No dejéis que nadie os entristezca ni os haga sentir rechazados. Mantened la motivación y perseguid vuestros sueños», concluye este empresaria y ejemplo de superación.

panaderia3