Foros

Hermanos Down

Consulta a nuestros Expertos tus dudas o inquietudes y comparte con otras familias tus experiencias.

Volver

temperamento fuerte


Muy buen dia, amigos de la fundación, necesito que me den algunos consejos para poder tratar a una persona que ya tiene 34 años y tiene la confusión de down. Ella es mi cuñada y por cuestiones personales esta viviendo con mi esposa y yo ya que ella depende de mi suegra y pues bueno a resumidas cuentas ella ahora nos acompaña en casa, lo que sucede es que ella se irrita muy fácilmente y tiende a explotar con mucha rabia todo mas cuando hace algo mal y se le regaña o se le dice que hizo algo mal. La verdad yo soy un poco temperamental y tiendo a enojarme con ella pero no se de que manera puedo mejorar para que ella no se sienta mal, ella se enoja muy fácil cuando se le prohíben algunas cosas como el hielo, que le fue prohibido ya que tiene un problema respiratorio y cuando le decimos que no puede comer sal o grasas pues tambien sufre del ❤. Quiero que me den muchísimos consejos o tips para que ella entienda que lo que nosotros hacemos es por su bien y no por amargarla y como podemos controlar su ira, de ante mano muchas gracias y Dios los bendiga.

Iniciado por: Eduardo castañeda · en Hermanos Down · 05.12.2016 · 16:11 · Total lecturas: 1061

Estimado Eduardo:

Si he entendido bien la situación que plateas, tu cuñada está viviendo contigo y con tu esposa desde hace poco tiempo; cuando le decís que haga algo o le recomendáis que cambie su forma de actuar, se niega, se enfada, se irrita y explota con rabia, aunque la regañáis siempre por su bien.

Lo primero que he de decirte es que la situación no es nada fácil de resolver, puesto que no existen unas palabras mágicas que permitan cambiar a una persona, tenga síndrome de Down o no lo tenga. Y como tú sabrás por experiencia de vida, cuanto mayor es una persona, más difícil es conseguir que cambie su forma de ser o de actuar. Con un niño se pueden establecer pautas relativamente sencillas que, repetidas de manera constante, suelen dar resultados, pero con los adultos eso cada vez se vuelve más complicado.

A esto añadiría que sí que hay una persona a quien podemos cambiar y es a uno mismo. Mi sugerencia fundamental es que comiences por reflexionar sobre tu propia forma de actuar con tu cuñada, algo que quizás pueda ayudar a que todo vaya mejor.

En primer lugar deberías de verla como la persona adulta que es. Tiene ya 34 años, por lo que no es ninguna niña y aunque tenga síndrome de Down no hay que tratarla como si fuera pequeña. Cuando dices que la regañas o la corriges, yo te pregunto ¿corriges y regañas del mismo modo a otros adultos?; ¿cómo te sentirías tú si te corrigieran y te regañaran?

Comienza, por tanto, por escucharla. Pregúntale qué quiere e intenta ponerte en su lugar. ¿Por qué se niega a hacer lo que le decís? ¿Qué quiere? A partir de ahí, quizás podáis llegar a un punto en el que ella consiga algo mientras la vais acercando a lo que vosotros queréis. Porque entonces se sentirá escuchada, sentirá que se la tiene en cuenta y será más fácil que ella os escuche a vosotros también.

Evidentemente, no se trata de hacer siempre lo que ella quiere. Si tiene que tomar una medicación o no puede tomar hielo, sal o grasas, porque le perjudican, eso no se le puede consentir. Pero quizás haya otras demandas que sea posible concederle. Si se parte de un diálogo conjunto, de un respeto a la persona, de una enfoque que no se base en la imposición sino en el acuerdo, todo es mucho más fácil.

Por otro lado, tú mismo dices que tiendes a enojarte y que eres algo temperamental. Si ella se enoja y tú también, el escenario se hace mucho más complejo. Si ella tiene menor capacidad para controlarse, pienso que tienes que ser tú quien ha de intentar mantener el control, para que la situación no explote.

¿Cómo conseguir que os escuche? Pues escuchándole vosotros a ella. ¿Cómo conseguir que controle su ira? Pues controlando tú tu propia ira. ¿Cómo conseguir que entienda que lo hacéis por su bien? Pues razonándole todas las medidas que toméis, una y otra vez, hasta que se sienta comprendida y, por tanto, confíe en vosotros.

Estáis en una situación nueva, en la que os estáis adaptando unos a otros, tanto ella como vosotros. Y esa adaptación necesitará tiempo. Es mejor comenzar con una actitud de diálogo que te enfado y riña. Probablemente su actitud cambie si tú cambias tu propia actitud.

Un cordial saludo

Emilio Ruiz
Fundación Síndrome de Down de Cantabria

Emilio Ruiz - Psicólogo colaborador de DOWN ESPAÑA · 15.12.2016 a las 14:55

Buenas!

Tal y como comenta Emilio Ruiz, es una situación nueva y diferente tanto para vosotros como para ella, no es ninguna niña, es una persona adulta y como tal habría que tratarla con todas las dificultades que conlleva.

Desde mi experiencia, aunque haya que poner mucha paciencia y esfuerzo, es más productivo invertir tiempo en tratar de explicar el porqué de las cosas las veces que haga falta, en vez de negar o prohibir sin dar explicación convincente. Todos ante eso sacamos la vena antiautoridad y no hacemos caso.

Sin embargo, si tratamos de explicar claramente, varias veces porque podemos o no hacer cosas, incluso con estímulos positivos y palabras bonitas, funciona mejor.

En el caso de sal/grasas habría que explicarle claramente porque las debe controlar y darle razones positivas como ejemplos para que entienda porque no puede tomarlas. Requiere mucha paciencia y compresión.
Para controlar la ira, cada persona tiene su caracter y tanto ella como cualquiera debe aprender a tratar de no enfadarse tanto, también se puede mejorar mediante el diálogo , explicando que el enfado no conlleva a nada. Piensa como lo harías con cualquier otra persona. ¡Requerirá más tiempo pero el mecanismo es el mismo!

Un saludo y aquí estamos para lo que necesitéis.

Jorge San Segundo

Coordinador Red Nacional Hermanos de DOWN ESPAÑA · 19.12.2016 a las 8:56

Eduardo, tras los comentarios de Emilio y de Jorge, solo insistir en un punto que en vuestro caso os puede funcionar muy bien, y al que no solemos dar importancia por lo simple que es. Seguro que tu cuñada hace muchas cosas bien, sencillas, banales…, pero las hace. Agradéceselas, felicítale por todo lo bien hecho por superfluo que pueda parecer.

Demuéstrale que estás contento de su presencia y de su ayuda. Unas palabras amables le elevarán también su autoestima. Para ella un cambio de domicilio, de sus apoyos en definitiva, es un acontecimiento vital mayor, un cambio brutal en su vida, y necesita tiempo para adaptarse.

Para vosotros también lo es, pero seguramente tenéis más recursos que ella. Seguro que si le haces sentirse útil, os corresponderá.

Ánimo y un saludo.

José María Borrel.

Experto en Salud DOWN ESPAÑA · 01.03.2017 a las 16:17

Responder al tema temperamento fuerte




Enviar