21·01·2016

(Actualidad)

Un hotel gestionado por jóvenes con síndrome de Down

El establecimiento, situado en el norte de Italia, abrió sus puertas hace seis meses con muy buenos índices de ocupación y satisfacción. Además, es también una escuela y un lugar en el que hacer prácticas.

Hace siete meses que abrió sus puertas el primer hotel en Italia gestionado por personas con síndrome de Down y la experiencia está resultando muy positiva. En España, esta noticia no es nueva ya que aquí abrió sus puertas en 2004 el hotel InOut Hostel, en Barcelona, gestionado casi íntegramente por personas con alguna discapacidad y convirtiéndose en el primer local de Europa en hacerlo. 

El hotel Asti está situado en el norte de Italia, entre Génova y Turín, y se encuentra en el centro de la ciudad. En él trabajan diez personas con síndrome de Down y otras cinco sin discapacidad y todas ellas dan un trato excelente al cliente.

Quien ha hecho posible este fantástico proyecto es la Asociación Albergo Ético, que surgió en 2009 para facilitar que los jóvenes con síndrome de Down puedan incorporarse al mercado laboral. Tal y como explican en su página web, es una experiencia orientada a la plena explotación del potencial de las personas con síndrome de Down, creando las condiciones para que puedan encontrar motivación personal para emprender un camino de crecimiento personal.

Un proyecto pues marcado por su fuerte compromiso social pero que al mismo tiempo pretende ser una solución innovadora que permita que los jóvenes que después de haber estado años estudiando puedan tener un sitio en donde realizar prácticas y crecer profesionalmente. Por eso, la Asociación Albergo Etico nació impulsada por la necesidad de ayudar  a completar la trayectoria educativa de Nicolo, que después de estudiar en una escuela de cocina quería hacer prácticas en algún restaurante. Gracias a la intermediación de su escuela consiguió hacerlo en el restaurante Tabacanda. Fue un periodo de prácticas sin pretensiones de unas pocas semanas, una especie de procedimiento burocrático, con resultados modestos.

Albergo etico 2

Actualmente, en el hotel trabajan diez jóvenes con síndrome de Down.

Pero para Nicolo aquello fue mucho más. Hasta el punto de que hoy, ese mismo alumno es el símbolo del restaurante, de un movimiento, y de un proceso que está transformando la ciudad de Asti, y a toda Italia. Nicolo y sus compañeros con síndrome de Down se han convertido en el símbolo del deseo de cambiar y vivir una vida activa. Hasta ha sido recibido por el presidente de la República Italiana, Giorgio Napolitano, y por el Papa Francisco.

Desde la Asociación, consideran que el sector turístico, tal y como ellos están demostrando, es un canal privilegiado para emplear a personas con discapacidad intelectual, donde pueden realizar una buena labor en la recepción de un hotel, en las oficinas, restaurantes, bares, cocina, atención al cliente, etc.

Esta es una teoría que ya quedó demostrada en el programa de Televisión Española Con una sonrisa, emitido hace tres años en La 2, que dejó claro que el sector hostelero es un excelente medio en el que las personas con síndrome de Down pueden demostrar su valía y su capacidad para trabajar y ser independientes.

A la vista de los buenos resultados del hotel, quieren que la idea se expanda, no sólo por Italia sino por el resto del mundo. De momento, ya han logrado que este establecimiento sea mucho más que eso, por eso también es una escuela, una casa y un futuro.