06·05·2015

(Actualidad)

“El mejor recurso que tienen los alumnos con síndrome de Down son sus compañeros en un colegio inclusivo”

Es una de las conclusiones de la jornada “De la educación a la vida independiente”, que ha organiado DOWN ESPAÑA en colaboración con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

20150506_094457

De izda. a dcha.: el Director del Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa, Javier Arroyo; la Directora Ejecutiva del CERMI, Pilar Villarino; el Presidente de DOWN ESPAÑA, José Fabián Cámara; y el Jefe del Servicio de Necesidades Educativas Especiales del CNIIE, José Alfredo Espinosa.

Cerca de 200 profesionales y personas relacionadas con el mundo de la formación y de la discapacidad intelectual se han dado cita este miércoles en Madrid en la jornada ‘”De la educación a la vida independiente”, organizada por DOWN ESPAÑA en colaboración con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Un evento cuyo objetivo ha sido exponer la innovación, los retos y los desafíos que se le plantean a la educación inclusiva como elemento facilitador hacia la vida independiente para las personas con síndrome de Down. Próximamente se podrá descargar de forma íntegra desde la web de DOWN ESPAÑA.
La jornada ha sido inaugurada por el Presidente de DOWN ESPAÑA, José Fabián Cámara, y el Director del Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa, Javier Arroyo.

En su intervención, Cámara ha expresado su preocupación por el hecho de que en nuestro país “siga existiendo la figura de la Educación Especial contemplada por la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), contrariamente a lo que marca la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad”. En su opinión es de lamentar que “la ley dé a las familias la posibilidad de elegir la educación y el centro que quieren para sus hijos pero que en el caso de las familias de personas con síndrome de Down sea un equipo técnico el que tome la última decisión”.

Cámara ha ensalzado los beneficios de una educación inclusiva para los alumnos con esta discapacidad intelectual, recordando que “el mejor recurso que se puede ofrecer a estos alumnos son los compañeros que tienen en un colegio inclusivo; los alumnos con y sin discapacidad se enriquecen mutuamente, y en un Centro de Educación Especial esta riqueza se pierde”.

El Presidente de DOWN ESPAÑA no ha querido olvidar que uno de los objetivos que persigue la educación inclusiva es que los alumnos sean lo más autónomos posible, algo que les permitirá optar a vivir de manera independiente en el futuro. “Pero para conseguir una vida independiente es necesaria la autonomía económica que sólo se obtiene de un trabajo remunerado, y para lograrlo hace falta formación”, ha indicado. “Una formación que hoy en día no se está facilitando al colectivo”, ha denunciado Cámara, “pues a los jóvenes con síndrome de Down les está vetado obtener el certificado de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), por carecer de itinerarios válidos”.

Por su parte, el Director del Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa, Javier Arroyo, ha recordado que “el sistema de educación se rige por criterios de equidad, normalización e inclusión, y que uno de sus objetivos es compensar las desigualdades económicas, sociales y personales de los alumnos”. Arroyo ha querido hacer una mención especial a al entorno personal de las personas con discapacidad, y ha señalado que “nuestro trabajo debe orientarse a mejorar los recursos de estas familias”.

Inclusión y vida independiente: hablan los jóvenes y los profesionales

La jornada ha constado de diversas ponencias que han repasado los apoyos como herramienta fundamental para la inclusión en la sociedad de las personas con síndrome de Down, presentando algunas estrategias innovadoras para mejorar este proceso de inclusión.

En una de las charlas, la experta en educación y Secretaria de la Junta Directiva de DOWN ESPAÑA, Pilar Sanjuán, ha definido la escuela inclusiva como “la escuela de todos, en la que los alumnos aprenden por igual al máximo de sus capacidades particulares”. Sanjuán ha establecido las diferencias entre la educación especial, la educación integradora y la educación inclusiva, explicando que “es el sistema el que debe adaptarse a cada alumno. La diversidad es un hecho natural, y las dificultades en el proceso de aprendizaje no surgen del alumno, si no del entorno que le rodea”. En opinión de la experta, “En la escuela inclusiva no hay alumnos con etiquetas; hay simplemente alumnos”.

Sanjuán también ha destacado algunas pautas facilitadoras de la inclusión, y ha instado a los presentes a “trabajar en red: es necesario que escuela, asociación, administración, familias y comunidad cooperen para avanzar en el proceso de la inclusión”.

En otra de las ponencias, la presidenta de DOWN HUESCA, Nieves Doz, ha puesto en valor el papel de las familias para la consecución de la autonomía personal de las personas con síndrome de Down. “Deben intentar no sobreproteger a sus hijos, y tener unas expectativas optimistas sobre su futuro, además de considerar a la persona con discapacidad un miembro más que necesita apoyo y paciencia”. “Hay que apostar por la innovación en las prácticas parentales y profesionales”, ha concluido Doz.

La experta en educación de DOWN ESPAÑA, Ana Belén Rodríguez, ha pedido un esfuerzo para que “las escuelas dejen de ser entes aislados; deben coordinarse con las familias y las asociaciones. Sólo así se conseguirá el necesario cambio de mentalidades, de actitudes y de metodologías que impulsen la educación inclusiva”. Para Rodríguez, los pilares sobre los que debe sustentarse esta educación son la correcta promoción de un clima de inclusión en todos los ámbitos de la vida, y unas estrategias didácticas que garanticen el progreso de todos los alumnos en el aula. Por último, ha comentado que hoy en día en ciertos aspectos “la diversidad no se entiende como un valor, si no como un problema. Las asociaciones deben trabajar en sensibilizar a la comunidad”.

20150506_114312

Una de las mesas de la jornada, compuesta por jóvenes con síndrome de Down.

Han sido los propios jóvenes con síndrome de Down quienes han tomado la palabra para protagonizar algunas de las ponencias de esta jornada. Así, han explicado a los asistentes algunos de los logros que han alcanzado gracias al fomento de la educación inclusiva y la mejora de su autonomía. Es el caso de Rubén García, que desde hace más de un año vive en un piso con sus amigos, y que reconoce que “aunque algunos apoyos, muchas cosas tenemos que hacerlas por nuestra cuenta. Es la única forma de aprender a ser independientes”.

En esos términos ha hablado Loreto Peirón, otra joven con esta discapacidad intelectual que lleva más de cinco años viviendo de manera independiente, además de trabajar en una empresa normalizada. “Además de a mi vida autónoma, le doy mucho valor a mi vida laboral, ya que sin un trabajo es imposible que nadie consiga emanciparse”, ha comentado la joven.

Durante la jornada también se ha proyecto el vídeo “Un día con Tonet”, elaborado por DOWN ESPAÑA en colaboración con BBVA. Se trata de un reportaje que presenta a Tonet Ramírez, un joven con síndrome de Down que, como tantos otros, trabaja, vive en su propio piso junto a su pareja, sale con sus amigos, y toca un instrumento. El vídeo invita al espectador a acompañar a Tonet a vivir un día de su vida y demuestra que, con los apoyos adecuados, no hay barreras para las personas con síndrome de Down.