29·04·2015

(Actualidad)

DOWN ESPAÑA reclama la igualdad de oportunidades laborales para las personas con síndrome de Down

DOWN ESPAÑA lanza, con motivo del Día Internacional del Trabajo que se celebra el próximo 1 de mayo, una campaña para reivindicar el derecho que tienen las personas con síndrome de Down a disfrutar de las mismas oportunidades laborales que el resto de la población.

En estos momentos, en los que desde la Administración se están multiplicando los mensajes optimistas, de buenas perspectivas económicas y de creación de empleo, DOWN ESPAÑA quiere recordar que de las más de 23.000 personas con síndrome de Down en edad de trabajar que hay en nuestro país, al 95% nunca se le ha dado la oportunidad de demostrar su valía. Una realidad que limita las posibilidades del colectivo y supone una seria traba a sus aspiraciones de mejorar su autonomía y llevar una vida lo más plena e independiente posible.

Y todo ello pese a que, como recuerda el experto en empleo de DOWN ESPAÑA, Pedro Martínez, “muchos jóvenes con síndrome de Down reciben una formación y una preparación laboral que les permitiría acceder a un empleo adaptado a sus capacidades en el mercado laboral ordinario. Sus perfiles formativos más habituales se cuentan, además, entre los de mayor presencia y demanda en el panorama laboral de nuestro país: hostelería, comercio, o manipulado, entre otros”.

Por eso, la campaña que acaba de hacer pública la organización está protagonizada por Lucía, una joven con síndrome de Down con formación y en búsqueda de empleo que, sosteniendo la mirada al público, lanza una contundente afirmación: “Ningún empresario me ha mirado tanto como tú ahora”.

Con ella, DOWN ESPAÑA persigue un doble objetivo: concienciar a la sociedad sobre el derecho a trabajar de las personas con síndrome de Down, y poner el foco directamente en el colectivo de empresarios. A estos les recuerda que hay un gran número de personas con esta discapacidad intelectual que están preparadas, que cuentan con la formación y con las ganas, y que tan solo necesitan que se les dé la oportunidad que merecen para demostrar de lo que son capaces.

Una oportunidad recogida en la Convención Internacional sobre los Derechos de Personas con Discapacidad de la ONU (en vigor en nuestro país desde el 3 de mayo de 2008), que en su artículo 27 reconoce “el derecho de las personas con discapacidad a trabajar en igualdad de condiciones con las demás, a condiciones de trabajo justas y favorables, y en particular a igualdad de oportunidades”.

Además, se da la circunstancia de que en España se está incumpliendo con el cupo de inserción laboral fijado por la Ley General de Discapacidad (antigua Ley de Integración Social de los Minusválidos –LISMI-), que obliga a las empresas de más de 50 trabajadores a que reserven un 2% de sus puestos de trabajo a personas con algún tipo de discapacidad: únicamente una de cada tres empresas cumple con esta legislación.